Make your own free website on Tripod.com

¡CUIDADO! LA MAFIA ME PERSIGUE

 CAPÍTULO 1:

    Era una noche oscura de la fría provincia de Buenos Aires, cuando recibí una sospechosa encomienda con información acerca de la muerte de la difunta esposa del actual presidente Leonel De la Ruda y decía así:

  Buenos Aires, 13-6-87

Alejandro:

                 Te escribo estas líneas, para encomendarte que investigues la muerte de mi difunta esposa, te lo encomiendo a vos, ya que estimo eres uno de los mejores en este tema...

                 Atentamente y desde ya agradecido anticipadamente.-

 Leonel De la Ruda

 

Yo en ese momento, no quise saber nada con el caso, ya que sospechaba que en esa muerte habría participado una de las mafias más peligrosas, y sin duda esto se transformaría en uno de los casos más difíciles y peligrosos de tratar.

 ...Días después mi ama de llaves apareció ahorcada en el patio trasero de mi casa, sumado a este penoso hecho, comencé a observar que me seguían tres malhechores y no pasaba ni un solo día sin amenazas.

Todo esto ya comenzaba a no gustarme, ciertos indicios me hablaban de que esta sucesión de hechos estaba íntimamente relacionado con el pedido aquel del presidente. Decidí tomar el caso, busqué y encontré pistas interesantes, es increíble lo que llegué a descubrir...

 Capítulo 2:

 ...La muerte de mi ama de llaves, no tenía nada que ver con la mafia sino con un problema entre el ex chofer de mi limusina y ella, más precisamente un problema amoroso. (esa sería otra historia)

     Pero aún no podía encontrar  al asesino. Estando en mi apartamento mirando la TV dijeron que el presidente se había suicidado.

      Empecé a sospechar que esa muerte no debía haber sido un suicidio sino un asesinato con lo cual yo sería el siguiente en morir, pero así en peligro tenía que seguir investigando...

       Fui al departamento de investigaciones ya que ahí podría conseguir algo. Sin embargo nada me terminaba de convencer.

       Decidí entonces ir a la escena del suicidio. Librando policías e investigadores, como yo, logré entrar a la vivienda del presidente. Vi sangre, sangre por todas partes y en ese momento escuché un crujido de madera..,.era raro, ya que en ese lugar me encontraba , según lo observado, completamente solo. Me pregunté que sería ese crujido, busqué por todas partes, baje al sótano. No encontré nada ,no vi nada cuando de repente, en el momento menos esperado...siento un tremendo golpe en la espalda quedándome inconsciente por unos segundos, vi toda mi vida pasar como un sueño fugaz...   Al despertar estaba atado a una cama... 

  Capitulo 3

                  Al despertar estaba atado a una cama, no comprendía muy bien el por qué estaba allí y donde estaba.

         Luego de un rato abrieron la puerta dos hombres y entraron junto a un señor muy bien parecido, el cual me di cuenta que era el jefe. Me encontraba muy asustado y la pregunta que rondaba por mi mente era ¿que hice para que me pasara esto?.

         Nada de lo que pasaba hasta el momento me respondía estas preguntas hasta que unos de los hombres me dijo: - No te vamos a hacer nada pero escucha y no hables.

         -¿Qué haces en esta casa? Repetían esta pregunta una y otra vez. ¿Cómo hacer para que no se enteraran de que era detective?

Entonces se me ocurrió decirles que era el jardinero, que me habían mandado mantener el césped hasta la llegada de los patrones...

Mi respuesta los desconcertó, pero la aceptaron y luego de breves comentarios por lo bajo, decidieron dejarme ir.

 Capítulo 4  

 Días después...

Ya había obtenido una nómina de sospechosos:

1-     El ex presidente Héctor De La Vega.

2-     Su hijo Raúl De La Vega.

3-     Los narcotraficantes de siempre.

Decidí finalmente ir a la casa del vicepresidente...muchos intereses en juego me hacían pensar que ahí encontraría el hilo que me faltaba para terminar este problemático tejido.

Grande fue mi sorpresa cuando la mucama me dijo que no se encontraba en casa, y que llegaría a la noche luego de un viaje a Chile.

Decidí entonces quedarme a esperarlo, ya el tiempo no me corría, más aún después de haber vivido la experiencia de ser secuestrado.

Mientras esperaba y tomaba un trago, comencé a observar el lugar, muy lujoso, con variedad de libros. Un golpe de puerta distrajo mi mirada y presuroso me asomé a la sala para saber si el que llegaba era el vicepresidente. Lamentablemente no lo era, pero su hijo, me daría buena información, él también era sospechoso.

Cuando nuestra charla se había vuelto amena, el grito de la mucama nos sobresaltó, sin siquiera poder hacer nada, un grupo de hombres (los mismos que me habían retenido días antes) habían entrado estrepitosamente al lugar con armas... En un instante habían disparado contra el hijo del vicepresidente....¿eran ellos los famosos narcotraficantes?, ¿Mi vida estaba en peligro nuevamente?

Un golpe me dejó inconsciente. Al despertar, en mi mano derecha tenía el arma asesina, ni un rastro de los tipos trajeados, pero sí las sirenas de la policía se acercaban cada vez más. Mi cuerpo aún no respondía a mis impulsos, el golpe había sido fuerte.

Entró la policía. Me dieron vuelta y quitaron de mi mano el arma. Uno de ellos apuntaba sobre mi cabeza y no dejaban siquiera que pronunciara palabra alguna.

Fui encerrado hasta el juicio. Allí todo se puso en mi contra. Es increíble las jugarretas de la vida...yo , un simple detective, usado como chivo expiatorio para salvaguardar los intereses de la sucia mafia que rige en este país.

El final de esta historia aún no puede escribirse. Sigo encerrado entre cuatro paredes, por un crimen que no cometí. Solo por querer ayudar a un amigo, a mi presidente. Vaya a saber qué me impulsó a seguir con esto. Hoy no puedo hacer nada más que esperar...¿ustedes qué harían en mi lugar?...Pero eso es tema para otra historia...

fin


volver