Make your own free website on Tripod.com

Historia de la parrilla  (Prof. Néstor Vila - OCC 9º3ª )

     A mediados del año pasado (2000), los fondos de cooperadora destinados para la compra de materiales y mantenimiento de los talleres eran nulos.

    Nos preguntamos con los chicos de 9no C “¿qué podemos hacer?”. Estuvimos en una encrucijada hasta que uno de los profesores de la escuela –el profesor Camacho- me propuso un desafío: me mostró un croquis hecho a la apurada en un negocio donde vendían parrillas hechas con tambores de 200 litros y me preguntó si me animaba a hacerlo con los chicos. ¿Qué podemos perder? A lo sumo el dinero que tuve que poner para comprar los materiales (que no fue poco), pero esa inversión se recuperaría con la venta y lo que sobrara se repartiría entre los alumnos. Redondo.

    Los chicos estuvieron de acuerdo y con entusiasmo. El padre de una de las chicas consiguió tres tambores y a partir de ahí formamos tres grupos de trabajo.

    Se repartieron las tareas y se diseñaron las partes de la parrilla que no estaban muy claras en el croquis. Tuvieron que medir, trazar, cortar, soldar, remachar y pintar.

    Finalmente una de las tres parrillas se terminó y se vendió y dos de las alumnas de ese grupo trabajaron aún después de finalizadas las clases y el período de compensación, casi hasta fines de diciembre (divinas).

    Podemos decir que el proyecto se finalizó, pero ante la necesidad de dinero para materiales, este año estamos tratando de terminar el resto de las parrillas inconclusas para venderlas y generar nuevos recursos.

La historia sigue y los proyectos también.                                              

 

Historia de la parrilla II  (Prof. Néstor González - OCC 9º2º)

             También a mediados del año pasado, con  los alumnos de 9º2º que concurrían a la OCC nos quedamos sin materiales para el desarrollo de las actividades planificadas y ante la sugerencia recibida de “darles teoría” decidimos pensar en algún proyecto o actividad viable. Por suerte no tuvimos que pensar mucho ya que los chicos de 9º3º  habían comenzado con el trabajo de la parrilla y a los de mi grupo, al ver el trabajo, les encantó (sobre todo a los varones). Así fue que comenzamos con el diseño modificando el croquis original, hicimos el plan de trabajo, armamos la lista de materiales e hicimos el presupuesto. Para la compra de los materiales se decidió poner $3 por alumno ( el profe no se salvó) y con la venta de las parrillas todo el valor agregado se  repartiría entre los chicos (muchos de ellos vieron este trabajo como una posible salida laboral no por la ganancia sino para usar la parrilla para vender choripanes en alguna canchita de fútbol).-

    Fue así que trabajamos en nuestro propio proyecto, pero, se nos vino el fin del ciclo y  no pudimos terminarla, ¡nos faltó poquito!  De todos modos hay que rescatar la voluntad de trabajo que nació en los chicos al trabajar en un proyecto propio, en el cual participaron casi desde su nacimiento.-  

 

    Ah, me olvidaba, con el dinero que sobró, el último día de clase los chicos  compraron  gaseosas y galletitas y así dimos por concluída la tarea del año.-                                                                                                  mas fotos


volver